lunes, 22 de agosto de 2011

No sé qué me ocurre

¡Hola! ¿Cómo han estado? Espero que estén disfrutando de lo que queda de verano, viviéndolo a tope y aprovechando los rayitos de sol.

Yo estoy por aquí en las mismas de siempre. Sí, ya se que hace tiempo escribí un post contándoles que regresaba y que luego no publiqué nada más; ante esto debo disculparme y sincerarme. Realmente no tenía ganas de escribir, sentía que todas mis ideas eran absurdas para plasmarlas aquí, que no serían dignas de ser leídas.

No sé qué me ocurre, es cierto que soy un poco melodramática y tiendo a las entradas de este tipo, pero es que esta es la mejor vía para desahogarme.

Mi problema es que llevo una racha super desanimada, sintiendo que me estoy perdiendo muchas cosas por mi forma de ser, pero a la vez no sé como cambiar. Con el paso del tiempo he ido perdiendo "amigos", aunque es cierto que me he quedado con los mejores, pero ello me hace pensar que algo mal está en mí, que quizás no soy lo suficientemente sociable.

Se supone que con mis 23 años debería pasarme el verano de fiesta en fiesta, con una agenda ocupada, en vez de estar en el sofá viendo series, siendo el momento más divertido del día cuando salgo de paseo con Sandy.

¿Nunca han sentido que lo que tanto soñaron no se hizo realidad? ¿Que ustedes son su mayor enemigo? ¿...y un miedo terrible a fracasar?

Imagínense a lo que he llegado que ahora a mi madre le ha dado por buscarme novios. Encima la veo tan preocupada por mí, porque paso mucho tiempo en casa. Incluso mi hermana de 15 años sale más que yo.

Ayss que impotencia tan grande, veo como mis amigos tienen su vida, su trabajo, sus parejas ¿y yo?... sigo estancada, en lo de siempre. Creo que me quedé atrapada en la adolescencia, o algo parecido. A mi agonía además se le suma el hecho de que no sólo es un parón temporal interno... ¡NO! parece que esto también se ha traspasado a mi físico, porque no dejan de confundirme con mi hermana, cómo pueden creer que tengo 15 años.

No sé que hacer para sentirme bien conmigo misma, para acercarme un poco a mis sueños, y lo peor de todo es que ya ni tengo claro que deseo.

3 comentarios:

Mónica87 dijo...

Hola guapa!!!
No te preocupes, todos pasamos por rachas así.

Yo tengo 24 años, y precisamente el año pasado me sentía asi... porque uno siente que los demás hacen su vida, y uno se ve estancado, pero no es asi!!!
Todos avanzamos... algunos más rápidos que otros. A lo mejor ahora no te pasa nada emocionante... y un día te pasa todo de golpe! jeje

Besitos y ten ánimo!!!

Victoria B. dijo...

Holaa.
Mira, no sé si sirva de algo mi comentario, lo más probable es que no, pero a mi si me sirvió tu post y quiero compartirlo.
Hace algún tiempo que yo experimento algunas cosas parecidas a las que tu pareces estar sintiendo.
Me siento estancada, no me apetece salir de mi casa y la mayoría de mis amigos (del nivel 1 al 3 -sobre 5-) se han ido cansando de mi asocialismo.
Aparte, mi blog también esta mas abandonado que casa de espantos, siento que debo actualizarlo, mas por mí que por los pocos que lo leen. Porque la vida corre y mi bitácora queda a medias. Porque la frustración de tener cinco borradores por cada entrada de los últimos dos meses, es una frustración absoluta, es moralmente desgarrador...
Y hasta aquí no he hecho más que hundirte en mi miseria.

Pues bien, sin embargo, le termine agarrando el gusto a ser ermitaña, a quedarme en casa y leer días enteros, pasarlos frente a la computadora, ver series que llevo tiempo queriendo ver, consiguiendo tiempo para salir a trotar varias veces por semana o bien subir al Ávila y respirar 'aire fresco' un rato (nada como las endorfinas que libera el deporte para sonreír un poco).
El problema del blog sigue presente, sigue abandonado, pero yo escribo, escribo mis borradores y los dejo ahí, en el abandono. También he terminado posts de hace meses, que ya están listos para ser publicados, y me consigo a mi misma contenta de haber terminado un escrito a pesar de haber pasado ya varios meses... pero esta ahí, en mi blog, en el lugar donde plasmo mis ideas.

En fin... Creo que lo que me hizo sentirme mejor, fue asumir quien soy. Admitir que me gusta ser como soy, ermitaña y asocial... y que los amigos que conservo, son los que valen, que me entienden y se ríen conmigo de mis anormalidades, pero ahí siguen.
Y supongo que en cuanto estés a gusto con tu día a día, podrás empezar a pensar con claridad lo que quieres de ti para el futuro, podrás enhebrar planes para el mañana...

No sé si abre ayudado en algo, solo quería que supieras que todos hemos pasado por ahí, y que todos podemos salir. Solo deja de preocuparte por eso y deja de querer cambiar, esa eres tú y no hay necesidad de un cambio.

Saludos.
Vic.

puzzle incompleto dijo...

Hola,

Si te sirve de consuelo yo estoy igual. Intento escribir y después de 20 minutos frente a un borrador lo borro y me doy por vencida.

Tampoco tengo ganas de salir, si lo hago es porque medio me obligan mis amigas, pero todo esto son temporadas, más largas o más cortas, pero todo pasa (o eso quiero pensar).

Creo que tenemos que auto-obligarnos un poco a nosotras mismas para poder salir de este blucle de desanimos.

Un saludo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...